24 mar. 2010

24 DE MARZO

30.000 desaparecidos. Observen la cantidad de ceros... de personas. Multipliquenlo por la cantidad de familias que no tienen paz al ignorar qué pasó con sus seres queridos. Pónganse un segundo en ese lugar: En el de una mamá, que un día perdió a su nene... En el de un hermano al que le hayan contado cómo violaron y torturaron a su hermanita o en el de un abuelo que no tiene un lugar donde dejarle las flores a su nieto. Piensen en un amor importante que se lo llevaron y no vuelve, en un chico que un día se quedó sin papá. Piensen en todos ellos que perdieron su voz, la libertad, la esperanza y la vida por sus ideas.

La última dictadura militar en Argentina fue la más sangrienta. Dejó todos esos cuerpos en un enigma que perdura con el correr de los años. Tanta gente que vio y oyó simula haber bloqueado sus sentidos. Y eso que parece ser pasado aún sigue latiendo en voz baja o en silencio.

Sucede cada tanto que los muertos quieren que los escuchen, y entonces hacen un poco de ruido, logrando que sus corazones delatores golpeen alguna tabla, pero eso nunca es suficiente, porque los 30.000 desaparecidos no están y siguen sumándose. Ésto nos lo puede demostrar el destino incierto de Julio López, ese enigma, esa sombra que nos afirma que la pesadilla que muchos vivieron, aún está a nuestro alrededor y nos sigue dejando fantasmas inmateriales, descorporeizados.

Y es ahí donde me doy cuenta, que nada de todo eso ya pasó, sino que sigue siendo parte de nosotros, aún de los que no vivimos en los setenta. Un presente signado por miedos, por esa amenaza de sentir que los que pueden aportar algo, no deberían hablar, porque la lista de desaparecidos se suma en ese triángulo donde nada aparece, y en este caso no por un tema geográfico sino por la lógica perversa de un grupo de personas que así lo dispusieron.

Y a esa lógica se suman los "encargados" de brindarnos la información: diarios como Clarin y La nación llenan sus páginas con discursos repletos de expresiones como "Democracia" o "Justicia". ¿Pero qué pueden entender ellos por esas palabras? ¿Cómo las interpretan?. Ambos tuvieron un papel bastante importante y activo ese 24 de marzo de 1976. Donde no solo ocultaron sino que deformaron lo que ocurría, con el fin de cooperar a homogeneizar un modo de pensar, en el intento de crear un sentido común que respalde las acciones militares e instale un nuevo modelo político-social-económico exportado de Estados Unidos (el cual considero que fue el tiro de gracia de nuestro continente).
Fomentaron así las desapariciones y ubicaron a numerosos militares en el lugar de héroes. Al mantener una estrecha relación con las Fuerzas Armadas, fueron cómplices, hablaron de los "subversivos", de una guerra. Y, debo admitir, que los que evocan lo sucedido en 1976 como si se tratara de una guerra, me avergüenzan... Me gustaría que alguno de ellos pueda explicarme con fundamentos cuales fueron los bandos ( ya que lo que yo observo, a la distancia, se trata de una fuerza militar que lo que hizo fue aniquilar todo intento de oposición, eliminar la disidencia política apelando a la represión y violencia, con el fin de lograr un consenso que logre cumplir con las imposiciones que llegaban del FMI y del Banco Mundial). Ya lo dijo Sartre: "Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren."

30.000 desaparecidos presentes, ahora y siempre.


Mercedes Orden



22 oct. 2009

ACERCA DEL AMOR VEDADERO

¿Hasta dónde llega la frontera del amor? ¿Dónde comienza? ¿Quién puede explicar su definición? ¿Qué podría asegurarlo? ¿Cómo expresar lo que significa?. Graciela lo intenta con acciones. De un modo insistente, ella vuelve a reclamar aquello que seguramente no logre. Pero igual no se resigna: Se levanta a las siete y cuarto, desayuna, y camina hasta una institución estatal. Allí recorre un largo pasillo, y espera su turno en el sector de Tercera Edad.
No es la primera vez que lo hace, ni el primer lugar al que asiste. Su padre (de ochentiseis años), sin piernas ya (amputadas por la ausencia de salud, que lentamente lo va poblando por completo) está enamorado, y su compañera no tiene permiso para estar con él y cuidarlo.
Entonces Graciela protesta mientras pregunta si no existe alguna posibilidad de poder hacer algo. Sabe que tiene de su lado más derrotas que victorias, pero aún así, cierra los ojos y sigue, por el amor y la esperanza de ver a su padre felíz hasta el final.
Ella lo sabe: nunca es fácil el amor, nunca es seguro. Pero lo seguro es que implica una lucha y cierta integridad para lograr recolectar la mayor cantidad de sonrisas posibles y, ¿por qué no?, también las imposibles.



28 sept. 2009

INTO THE WILD

Un viaje siempre implica descubrirse... todo lugar nos habla un poco más acerca de nosotros, nos enseña a interpretar y a re-interpretarnos. Todo desplazamiento nos corre de lo que somos, nos permite representar a partir de lo que fuimos y nos invita a descubrir lo que un día podríamos llegar a ser.
Into the wild no es una excepción, sino un ejemplo de aquello. El protagonista comienza su aventura impulsado por la necesidad de aprehender de modo solitario, escapándose del espacio cotidiano, de lo que la familia y la sociedad espera, permite y obliga.
Un viaje imprevisto con un norte: Alaska, que nos plantea ubicarnos en el lugar del descubrimiento físico - personal y dejar de lado el humillante personaje del turista, que percibe partes ínfimas y bellas sin intentar alcanzar ninguna totalidad. Explorar para intentar ver todo, captar todo, nutrirse de la naturaleza, asimilarla y aprender a partir de nuestros sentidos.
Into the wild es un intento por descubrir el mundo salvaje, aquel que espera en soledad y lejos de casa.

































(Gracias a Alfredo , Gastón y al enano por la recomendación:
Happiness is not real unless shared)

4 sept. 2009

LA CIUDAD Y SUS CARRERAS

Una mirada desde la alcantarilla
puede ser una visión del mundo.
La rebelión consiste en mirar una rosa
hasta pulverizarse los ojos.”

(Alejandra Pizarnik)


Buscan debajo de su cama, adentro del placard su calzado más cómodo para enfrentar la puerta de salida. Lo hacen con una razón, con una simple razón: Poder correr por la ciudad, volar sin tener la necesidad de pisar las sucias baldosas.

No observan cielos ni arquitecturas, no oyen las voces, no perciben ninguna otra sombra más que la suya: la de un cuerpo encerrado en una burbuja musical narcotizante, donde el mínimo movimiento de colocarse los auriculares, los protege de un espacio desconocido. De este modo procuran sentirse seguros, en ese otro mundo que están obligados a transitar.

Carecen de alas, pero los veo volar por las calles. Sólo por ganar una insignificante cantidad de minutos que luego no sabrán en qué utilizar. ¿Cuál es el objetivo de acumular este tiempo?¿Realmente lo están ganando?

Lo cierto es que la sociedad los invita a creerse parte de ella, alegando que lo fundamental en esta vida es ahorrar segundos para poder invertirlos. De este modo se convencen de que en un futuro podrán ser felices y hacer lo que ellos prefieren. ¿Podrían serlo así?

Aparecen y desaparecen por las avenidas. Corren, siempre corren sin detenerse a pensar en el sentido de este largo camino que es la vida. No tienen tiempo para hacerlo. No pueden deambular sintiendo las pisadas, no pueden inhalar el aire, exhalarlo, por consiguiente pierden la oportunidad de vivir, salvo en esos valiosos y efímeros momentos que se reservaron para ser felices.

Un viaje rápido, cada vez más rápido. Que nadie note la presencia de todos ellos, dado que ellos tampoco perciben la de los otros.

El menor contacto, el menor sonido, sólo los alerta alguna escandalosa bocina (depende el volumen de su música, depende si alguna llamada al celular no los distrae).

Salen de sus casas con “el tiempo contado”, suponen que entre esas cuatro paredes están protegidos, pero que cuando las atraviesan quedan vulnerables, expuestos en un mundo de movimientos desconocidos, que no pueden controlar.

En el tren, en el colectivo, mientras camino: la misma escena se repite una y otra vez. Pisadas leves, corridas simuladas, tacos que no tocan el piso, ruedos de los pantalones que se arrastran con rapidez borrando las huellas caminadas por otros.

Sólo eso ocurre con ellos. Ninguna voz, ninguna flor, sólo el viaje indispensable, sólo una burbuja artificialmente naturalizada.

Pero no están solos, junto a ellos hay gente que observa, que oye. Junto a ellos estamos nosotros, los que pisamos, los que observamos cielos y nos detenemos frente a alguna columna escondida que quiere ser reconocida.

Nosotros, los que nos sorprendemos ante las extrañezas de cada viaje puesto que admiramos los matices y nos oponemos a percibir y aceptar un mundo monótono.

Salimos a la calle no sólo para cumplir con una rutina, con un horario, también lo hacemos para sentir.

De eso hablo, no comparto la inequívoca idea de acumular minutos ni de invertir segundos en actividades futuras, sino de disfrutar el camino, de apreciarlo, porque ningún futuro servirá si somos conscientes de que sacrificamos todos nuestros posibles presentes, ningún futuro servirá si durante el viaje no supimos capturar los instantes, explorar los sentimientos y nutrirse con ellos.

Quizás algún día ellos se choquen con una rosa y puedan aprehenderla con todos sus sentidos. En ese momento, tal vez puedan comenzar a percibir su alrededor y ya no anhelen evitarlo ni escaparse de él, ¿Sería posible recrear su presente, intentar aceptarlo y poder darle una cálida bienvenida al futuro?

Entretanto se apresuran, ganan tiempo, pueden asegurarse de hacer todo lo que su vida tirana les ordena. Así, cada una de las cosas que planearon y se propusieron para su vida podrán cumplirse inexorablemente.

En su interior saben que el tiempo no vuelve, que un día su reloj biológico se quedará sin cuerda y que ya nada podrán hacer, al fin y al cabo, son mortales. Eso también lo saben, probablemente desearían no serlo. Se comportan de forma mecánica, como autómatas, sólo así pueden tener programadas cada una de sus acciones, y abandonar el tenebroso y oscuro camino de lo espontáneo, de la sorpresa desconocida. De este modo lentamente renuncian a la idea de observar, descubrir, apreciar. Entonces ocurre que sin quererlo se enfrentan a una realidad paradójica, puesto que al dotar de velocidad todas sus rutinas, corren desenfrenadamente hacia su inevitable fin.

No razonan, no comprenden, sólo buscan ganar con su más cómodo calzado. Creen que así saldrán triunfadores en la carrera de sus vidas.







24 jul. 2009

462-0614

Tengo muchas llamadas ahora.
Son todas como
"¿Sos Charles Bukowski,
el escritor?"
"Si", les digo
y me dicen que entienden
lo que escribo,
y algunos son escritores
o quieren serlo
y tienen trabajos tontos y horribles
y no pueden enfrentar la habitación,
el departamento,
las paredes,
esa noche.
Buscan alguien con quien
hablar,
y no creen que
yo no puedo ayudarlos
que no conozco las palabras,
no pueden creer
que a menudo ahora
me doblo en mi habitación
agarrándome la panza y digo
"Jesús, Jesús, Jesús, ¡no de nuevo!"
no pueden creer
que la gente sin amor
las calles
la soledad
las paredes
son mías también
y cuando cuelgo
piensan que me guardé
mi secreto.
Yo no escribo desde
el conocimiento.
Cuando suena el teléfono
a mi también me gustaría escuchar las palabras
que pudieran aliviar
un poco esto.
Por esa razón mi número
figura en la guía.


Charles Bukowski


Bukowski_1 Pictures, Images and Photos

14 jul. 2009

ELLOS (EL PODER DE LA REPETICIÓN DISCURSIVA)

Ellos hablan, vaya a saber uno por qué, a veces es preferible el silencio a ese mar contaminado de sentimientos ajenos. Ellos fracasan al intentar hacer propias esas percepciones, olvidan que en realidad, no las creen ni las crean.
Evitan la tranquilidad de un suspiro sin palabras, viven en el vértigo de un pestañeo. Esquivan los momentos en que la paz los podría herir más que una daga, viviendo así en un continum de sufrimiento.
Ellos recitan sin decir, repiten lo que no razonan. Si frenaran por un minuto sus vidas, tomarían consciencia de la cantidad de discursos que pronunciaron en oposición a todo eso que ayer defendieron.
Un día todo es blanco, y el otro amanece negro. No hay permanencia en esas expresiones que arrojan al azar, en una especie de vómito verborrágico que escupe las voces de lo que nunca comprenderán.
Hay veces que desearía ponerles un freno, un pie en ese sendero por el que corren. Así podrían tropezarse y caer, quebrando sus huesos frágiles. Tal vez esa sea mi respuesta para estar sorda por un rato, tal vez sea su modo de crecer, puesto que el reposo silencioso los obligaría a abandonar su carrera en busca de lenguajes que nunca entenderán. Ellos deberían tener en cuenta que la repetición automática no es una manera de aprehender.

2 jul. 2009

LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS

Moncho: Cuando uno se muere, ¿se muere o no se muere?
Don Gregorio: ¿En su casa qué dicen?
Moncho: Mi madre dice que los buenos van al cielo y los malos al infierno.
Don Gregorio: ¿Y su padre?
Moncho: Mi padre ... dice que de haber juicio final los ricos irían con sus abogados pero a mi madre no le hace gracia.
Don Gregorio: Y usted qué piensa.
Moncho: Yo... tengo miedo
Don Gregorio: Es usted capaz de guardar un secreto… pues en secreto, ese infierno del más allá no existe… el odio, la crueldad, eso es el infierno… a veces el infierno somos nosotros mismos.






Una película que habla del amor, de la política, de la sociedad, de la religión, del aprendizaje, de la rebeldía, de la traición, de la violencia, de la libertad, de la dignidad, del poder... en fin, que habla de la vida en todos sus aspectos.

DANCER IN THE DARK

"Dicen que es la última canción, no nos conocen.
Verás, solo es la última cancion si dejamos que así sea"


Dancer In The Dark Pictures, Images and Photos

20 may. 2009

MARIO BENEDETTI

Llorá pero no olvides pedía el escritor en "Hombre preso que mira a su hijo". ¿Olvidarlo?. No podría, tampoco deseo llorar. No. Prefiero recordarlo de este modo. A él que fue el primero, el primero de todos. El autor de esa poesía que recuerdo antes que ninguna otra, que me fue obsequiada en un cumpleaños en el cual comenzaba a comprender el valor de las ausencias en esos días, pero que aún así, debía buscar el modo de Defender la alegría como una trinchera.
Así fue cómo descubrí a Mario Benedetti, también a la llama que comenzó a arder esa mañana de mayo y que rápidamente iría arrasando con todo, avanzando ante la seducción del encuentro en cada nuevo poema.
Gracias a él y también por su culpa, conocí ese espacio literario que aún estaba a la sombra, ese nuevo rincón para crear ficciones que no podían ser satisfechas en el poder de la prosa. Entonces sucedió lo inesperable: nació en mí una nueva forma de leer y también de contar.
Con los años, el camino comenzado ese día, se fue perdiendo por nuevos laberintos de la retórica, atrapado por el canto de las expresiones abstractas. Lejos estuve, pero siempre volví sobre mis pasos, con la intención de encontrar en Benedetti un refugio para las situaciones cotidianas que sólo él tenía el poder de descifrar. Simples palabras que siempre eran las justas (ninguna más, ninguna menos).
Hoy no está, ya se fue, pero aún sigue, porque dejó su obra. Hoy le digo gracias por esa llama que encendió y que no hay viento que pueda vencer, le digo Gracias por el fuego.

"(...) usted aprende
y usa lo aprendido
para volverse lentamente sabio
para saber que al fin el mundo es esto
en su mejor momento una nostalgia
en su peor momento un desamparo
y siempre
un lío

entonces
usted muere."

Mario Benedetti Pictures, Images and Photos

Mario Benedetti (1920-2009)

27 mar. 2009

Alejandra Pizarnik Pictures, Images and Photos


"Rostros vacíos en las avenidas, árboles sin hojas, papeles
en las zanjas : escritura de la ciudad. ¿Y qué haré si todo esto
lo sé de memoria sin haberlo comprendido nunca? Repiten
las palabras de siempre, erigen las mismas palabras, las
evaporan, las desangran . No quiero saber. No quiero
saberme saber. Entonces cerrar la memoria: sus jardines
mentales, su canto de veladora al alba."


Alejandra Pizarnik

18 mar. 2009

Oh yes

"there are worse things than
being alone
but it often takes decades
to realize this
and most often
when you do
it's too late
and there's nothing worse
than
too late."



(Charles Bukowski)



Charles Bukowski Pictures, Images and Photos

16 mar. 2009

VIOLENCIA

Ellos hablan con furia de la violencia, aún sin comprenderla. Decoran sus discursos utilizando frases que incluyen el dolor y la muerte. La gente les cree, aún cuando ellos no entienden. Exigen que las tasas de mortalidad se dupliquen y una definición de "justicia" que no caracteriza a tal palabra.
Su intento de justicia busca culpables, y si tienen suerte, encuentra a alguno. Ellos, los redentores de la verdad, tienen un pase libre en los medios de comunicación, quienes les abren sus puertas y afirman orgullosos que ese pensamiento es el del pueblo. Del otro lado del televisor el pueblo sin voz grita u obedece.
Ellos hablan de violencia, de una superficial: No van más allá, no se increpan, por lo tanto, tampoco se responden. Lavan sus manos acusando como único culpable al que actúa con balas y evitan creer que esa cultura que ellos mismos popularizaron hoy está en su máximo esplendor. Optan por opinar sin entender acerca de la irónica situación educativa carente de contenidos y del apoyo insuficiente para que los estudiantes aprendan. Esos mismos estudiantes que sin una niñez por celebrar y con las manos vacías, miran, escuchan a las grandes divas, confirmando así un discurso que beneficia a una sola clase que no es la suya, pero que la toman como propia. (El eterno triunfo de la clase dominante).


ACERCA DE "MEMORIA DEL FUEGO: EL SIGLO DEL VIENTO "

Fin de un nuevo libro de mi biblioteca."Memoria del fuego: El siglo del viento" (de Eduardo Galeano). Retazos de mundos que unidos conforman un mundo. La información necesaria, los testimonios exactos, las palabras hechas a medida. Lo que fuimos, somos y seremos: los personajes y las acciones narradas en hechos.
Todas las realidades que juntas inventan un collage de un pasado causante de este presente que ríe, grita y nos atropella.
Una ventana que nos invita a observar quienes mandan y quienes obedecen, quienes son los rebeldes y quienes los funcionales a este sistema. Sistema que anhela ver cómo una pequeña llama que nació sin fecha (y se propagó en tiempo y espacio) se convierte en un gran incendio que arrasa con todos los otros intentos de posibles realidades.

9 mar. 2009

SILENCIO HOSPITAL

Hay expresiones que cuando uno las escucha, le suenan similar a una mala-palabra. Que ofenden, avergüenzan en un contexto y situación dada.
Palabras que, en vez de enriquecer nuestra lengua, parecen empobrecerla. Están abandonadas, pasadas de moda: ya nadie habla de ellas con total entusiasmo, ya pocos las valoran y anhelan luchar por ellas.
Hablo de expresiones que todos conocemos pero que a la hora de librar una batalla ¿Quién tendría el coraje como para hacerlo?. Lo público... La salud, la educación dejan lentamente de estar en el imaginario social, en la lucha colectiva y los medios de comunicación. El anhelo que alguna vez fue de la mayoría hoy apenas entusiasma el grito de una minoría que emite una fina y firme voz de indignación.




6 mar. 2009

Y si después de tantas palabras...


"¡Y si después de tantas palabras,

no sobrevive la palabra!
¡Si después de las alas de los pájaros,
no sobrevive el pájaro parado!
¡Más valdría, en verdad,
que se lo coman todo y acabemos!"

César Vallejo. En mi opinión, uno de los mejores exponentes de poesía que tuvo América Latina.
Bienvenidos.